Introducción a las enfermedades del sistema digestivo humano

Introducción a las enfermedades del sistema digestivo humano

La relación que existe entre una digestión que cumple correctamente con las funciones para las que fue diseñado y una salud radiante, un cuerpo cargado de energía y vitalidad es innegable hoy en todas las consultas médicas del mundo, sea ésta convencional o alternativa. No hay ninguna duda de que para poder disfrutar plenamente nuestro tiempo de vida deben cumplirse varias premisas,  una de ellas es tener una digestión sana. Desde sus partes anatómicas a cada uno de los pasos metabólicos y fisiológicos que ésta cumple. Existen algunos de ellos menos conocidos como la función del “vello” intestinal o la poderosa influencia de las colonias de flora bacteriana útil dentro de nuestro sistema digestivo. Hablaremos por un momento entonces sobre enfermedades del sistema digestivo humano.

EL sistema digestivo o gastrointestinal, el cual también se conoce como el intestino, es importante por muchas razones. Los problemas con él no solamente pueden resultar en uno de los muchos desórdenes digestivos, si no también en enfermedades en cualquier otro sistema del cuerpo, tales como el sistema nervioso o inmunológico. La razón para esto se volverá obvia cuando exploremos el sistema digestivo.

La mayoría de ustedes ha escuchado la expresión “eres lo que comes”. Aunque este concepto es muy cierto, una frase más acertada sería: “eres lo que comes, digieres, asimilas e incorporas”. Aunque esta expresión está -obviamente- menos que completa, sí incluye la importante noción de que la salud de las personas está basada no solamente en la comida que se ingiere, sino en “que tan bien” o “que tan optimizado” él es capaz de procesar la comida y “llevarla” al lugar necesario exacto de forma que sea provechosa para el cuerpo. Esto no se debe solamente a lo que uno come, si no también otras cosas, como la predisposición genética, la exposición a las sustancias tóxicas, factores psico-emocionales y la exposición a otros agentes infecciosos. El sistema digestivo comienza en la boca y los dientes en un extremo y termina en el ano en el otro extemo. Entre los dos, hay una estructura en forma de tubo largo que tiene diferentes nombres y funciones. El esófago es un tubo que pasa por el pecho y conecta la boca con el estómago. El estómago conduce al intestino delgado, el cual es un tubo largo y estrecho donde toma lugar la mayor parte del proceso de absorción de los alimentos. El intestino delgado conduce al intestino grueso, el cual también se conoce como el colon. En el intestino grueso, se reabsorben los fluidos de vuelta a la sangre y se forman las heces. Este residuo de alimentos pasa por el final del intestino grueso llamado “Recto” a través de la apertura del ano. El intestino grueso o colon también contiene más bacterias que todas las células del cuerpo humano juntas. Estas bacterias tienen el potencial de ser beneficiosas o dañinas para el cuerpo, dependiendo de muchos factores que discutiremos en otros artículos.

Entonces, el sistema digestivo es básicamente un tubo que va por el cuerpo que conecta el cuerpo con el exterior. Sus dos mayores funciones son, primero, permitir que las sustancias necesarias y provechosas provean de buena salud al cuerpo, y segundo, mantener las sustancias dañinas fuera del cuerpo.

Este intento de esquema tan sencillo no es ni de lejos la realidad. La realidad es mucho más compleja e interactúan factores  físicos, químicos, emocionales etc. pero servirá por el momento para comanzar a entenderlo .

Enfermedades del sistema digestivo humano: Funcionamiento Digestivo Normal y Anormal.

Empecemos con el boca. El proceso de digestión empieza en la boca con la digestión mecánica de la comida, masticando y liberando saliva de las glándulas salivares, cuyos canales están dentro de la boca. La importancia de masticar generalmente es ignorada por los médicos convencionales y complementarios, simplemente la dan por sentado. Sin embargo, la digestión apropiada requiere de una masticación extensiva, para que la comida se descomponga a forma líquida antes de ser tragada. Si no lo haces, esta es una de las razones por la que encuentras partículas indigeridas de comida en las heces. La saliva contiene enzimas que ayuda a descomponer los hidratos de carbono complejos en simple azúcares. Es necesario un tiempo de masticación adecuado para que este proceso digestivo ocurra.

En el artículo ”Enfermedades del sistema digestivo humano” no hay información relacionada con la influencia que tiene sobre la digestión las emociones como podría ser la “preocupación” (para la medicina tradicional china hay un enlace muy claro entre ellos) . Así como tampoco hay mención a la influencia verdaderamente determinante sobre la eficiencia digestiva que tiene el Estrés”.

En el cambio de siglo, gran atención fue prestada a este asunto por un hombre llamado Fletcher. Él enseñaba que debían realizarse por lo menos 100 masticaciones antes de tragar. El dijo que la masticación exhaustiva era absolutamente necesaria para la buena salud y el término “Flecherismo” se aplicó a esta práctica Aunque su posición puede haber sido un poco extrema, hoy en día no se le presta la atención suficiente a la masticación correcta antes de tragar. Por lo tanto, mi consejo es que mastique bien su comida, ya que esto conducirá a dientes y encías más sanas y una mejor digestión.

El proceso de la digestión continúa en el estómago después de que el bolo alimenticio pasa desde la boca hasta el esófago. El estómago secreta ácido clorhídrico, la mucosa protege las paredes del estómago del ácido, y las enzimas proteolíticas empiezan a el proceso de romper las proteínas en pequeñas moléculas peptídicas. Estas enzimas requieren un ambiente ácido con el nivel de pH entre 1 o 2, lo cual es muy ácido. El ambiente ácido del estómago también ayuda a matar a las bacterias, virus, hongos y otros microorganismos que entran al estómago con la comida. Cuando la secreción del ácido estomacal se ve afectada, esta etapa tiene más riesgo de infección por organismos tales como la Candida y el Helicobacter pylori, una bacteria que está asociada con la gastritis crónica, las úlceras pépticas y el cáncer de estómago. Además, la baja acidez o la hipoclorhidria resultará en una mala ruptura de las proteínas, y consecuentemente una pobre absorción de los amino ácidos, la base de muchos compuestos químicos y estructuras dentro del cuerpo.

Diagnostico y Tratamiento de la Hipoclorhidria o Bajo Ácido Estomacal

¿Cómo uno puede decir tiene un nivel bajo de ácido estomacal? Sorprendentemente, uno puede tener síntomas que están a menudo asociados con el elevado ácido estomacal. Puede que uno experimente ardor, regurgitación, malestar en la parte superior del abdomen y en la parte baja del pecho. Adicionalmente, puede que uno sienta gases en esta área y eructe excesivamente. Después de las comidas, puede que uno siente que los alimentos se esstancan en el estómago y tiene dificultad para pasar al duodeno y avanzar por el intestino.

Existe un método para diagnosticar un probable problema de niveles bajos de ácido estomacal, un médico complementario puede ordenar un examen de acidez gástrica llamado Cápsula de Heidelberg. Esta cápsula es del tamaño de una cápsula de vitamina B o de una cápsula de un antibiótico. Contiene el medidor de pH, el cual mide la acidez en si del ambiente, y un radiotransmisor. El paciente tiene un cinturón que contiene el receptor de radio atado como una correa. Señales de este receptor de radio se pueden grabar en una tira de papel. La información grabada es el pH del ambiente que le rodea a la cápsula Heidelberg. Se le pide al paciente que trague la cápsula y la grabación del pH empieza inmediatamente.

El método de administración de este examen es simplemente sujetar un hilo a la cápsula. Una vez la capsula haya sido tragada y entre al estómago, el pH debería estar en el rango de ácidez. Si el pH permanece neutral  alrededor de siete, entonces podemos concluir que el paciente sufre de a chlorhydria o niveles bajo de ácido estomacal. A este punto, la cápsula puede ser removida del estómago con gentileza al tirar del hilo de forma que la cápsula pase a través de la boca. Si, por otro lado, para saber si el nivel de pH sí cae hasta un nivel bajo, se puede inducir al paciente a beber una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio en una solución. Esta es una solución alcalina, la cual pone el nivel de pH en 8 más o menos. Entonces, el ácido estomacal debería ser secretado para acidificar este solución dentro de 10 a 15 minutos. La solución de bicarbonato de sodio se le puede dar unas cuatro veces, cada vez después que la solución interior ha sido re-acidificada. Un resultado normal sería que la re-acidificación siempre ocurriera.

Si no, entonces se puede hacer el diagnostico de hipoclorhidria. El tratamiento de la hipoclorhidria involucra la administración de hidrocloruro de betaína o ácido glutámico como suplemento junto con las comidas.

En general el tratamiento de la medicina convencional para la acídez (regurgitación ácida después de la ingestión de alimentos es tratada como una de las enfermedades del sistema digestivo) es el bicarbonato de sodio, que justamente retarda y enlentece la digestión, logrando que permanezca más tiempo en el estómago. Justamente al revés de lo que necesitamos.

Diagnostico de Permeabilidad Intestinal

El intestino delgado tiene dos funciones mayores. La primera es permitir que las sustancias necesarias pasen a la sangre para que el cuerpo aproveche estos materiales y funcione correctamente. Entre estas sustancias se encuentran los azúcares, amino ácidos, grasas, vitaminas, minerales y otros factores alimenticios. Los jugos pancreáticos que pasan hacia el intestino delgado y las secreciones del intestino delgado promueven la finalización de la digestión, de modo que estás moléculas más pequeñas puedan ser absorbidas en el torrente sanguíneo. Cuando hay un problema absorbiendo estas sustancias en la sangre, se dice que el paciente tiene un síndrome de mala absorción.

La segunda función más importante del intestino delgado es la protectora. Previene que las sustancias tóxicas y las moléculas grandes, como las proteínas grandes, pasen el flujo sanguíneo. Esas moléculas grandes no pueden ser manejadas adecuadamente por el cuerpo y frecuentemente causan que el sistema inmunológico produzca anticuerpos en contra de ellas. Esto puede resultar en una serie de reacciones inflamatorias que caracterizan las reacciones alérgicas a ciertas comidas. Ellas también pueden estimular al cuerpo a producir anticuerpos en contra de sus propios tejidos, resultando en la enfermedad autoinmune como se ve en algunas formas de artritis y la enfermedad inflamatoria del intestino.

Cuando moléculas grandes se abren paso a través de la barrera intestinal para entrar en el flujo sanguíneo, se dice que el paciente tiene un aumento de la permeabilidad intestinal.

La permeabilidad intestinal puede estar causada por reacciones alérgicas alimenticias, resultando en un círculo vicioso, o por agentes tóxicos infecciosos. Una vez se identifica un intestino permeable, es importante corregir la causa base y también intentar reparar el daño al intestino, para que la permeabilidad sea corregida.

Recientemente, un sencillo examen se ha habilitado comercialmente para examinar la permeabilidad intestinal. Al paciente se le da un botiquín para que haga su examen en casa. El paciente bebe una solución que contiene una conocida cantidad de dos azúcares, llamadas manitol y lactulosa. Normalmente, el cuerpo es capaz de absorber el manitol, pero no la lactulosa. Se recolecta la orina durante seis horas y se envia a un laboratorio, donde la concentración de manitol y lactulosa y las cantidades totales son medidas. Si hay una excesiva cantidad de lactulosa, entonces es probable que haya permeabilidad intestinal. Si, por otro lado, hay insuficiente cantidad de manitol, entonces el paciente tiene una mala absorción. De cualquier forma, las medidas de tratamiento deben ser introducidas.

Causas de una Permeabilidad Intestinal o Mala Absorción

Se puede causar daño al revestimiento de las paredes intestinales por la mala absorción de los nutrientes necesarios o por la absorción de un gran número de moléculas tóxicas que pueden causan daño al sistema, resultando en la tan llamada permeabilidad intestinal. Este daño puede ser causado por un agente infeccioso, sustancias tóxicas, alergias o intolerancias alimenticias, deficiencia en las enzimas pancreáticas o procesos autoinmunes, en los cuales el cuerpo crea anticuerpos contra sus propios tejidos.

Uno de los primeros pasos a dar para tratar de entender la causa del daño al revestimiento intestinal es hacer pruebas que puedan ayudar a determinar si un agente infeccioso puede haber contribuido al problema. Los tipos de microorganismos que pueden hacer esto incluyen bacterias, hongos o levaduras y parásitos. Algunas de las bacterias que puede ser patogénicas son el pylori la cual daña principalmente el revestimiento del estómago, conduciendo a úlceras pépticas, E. Coli, Klebsiella, bacterias anaeróbicas y muchas otras. Un exhaustivo análisis de heces (cultivo) puede ser útil para determinar si hay un crecimiento anormal de una de estas bacterias. Los médicos convencionales a menudo hacen endoscopías y biopsias del estómago para ver si el pylori está presente. Sin embargo, un simple análisis de sangre de anticuerpos para el Helicobacter pylori también puede ser útil.

Los anticuerpos contra la Candida Albicans y/o un crecimiento de este organismo pueden ayudar a establecer que hay un crecimiento excesivo. Los factores predeterminantes para desarrollar un crecimiento excesivo la Candida incluyen exposición a los antibióticos, uso de pastillas de control natal, uso de esteroides y una dieta alta en azúcar. Este organismo puede causar una variedad de síntomas como hinchazón y gases, vaginitis y síntomas depresivos.

Las infecciones parasitárias son muchos más comunes de lo que uno piensa y los médicos convencionales a menudo no piensan en ellos y no ordenan análisis para chequear si se posee uno de ellos. Las infecciones comunes por parásitos incluyen Amoeba Histolytic y Giardia Lamblia. Estas a menudo pueden ser vistas con un microoscopio cuando se examinan las heces. Si las heces son producidas por un purgante, la probabilidad de ver los parásitos se incrementa. Otro método excelente de diagnosticar los parásitos es usar un bastoncillo de algodón en el recto, ya que los parásitos a menudo se esconden en el revestimiento del intestino o el recto, en vez de salir en las heces.

Una vez se ha hecho el diagnostico de uno o más de estos agentes infecciosos, el paciente debería ser tratado con hierbas o conel MMS de Jim Humble antes de intentar reparar el revestimiento intestinal.

Otras causas de la alteración de la permeabilidad intestinal

Cualquier irritación al revestimiento intestinal puede contribuir a incrementar la permeabilidad o la mala absorción de los nutrientes. A parte de las infecciones, la irritación puede venir de: (1) alergias alimenticias, (2) exposición a ciertas drogas, tales como anti flamatorios sin esteroides, algunos ejemplos son ibuprofeno, el cual es conocido como Motrin o Advil, Naprosyn o medicamentos para el cáncer, (3) alcohol, (4) trastornos autoinmunes, (5) deficiencias pancreáticas o en las enzimas intestinales, y (6) ayuno prolongado.

Una vez que una permeabilidad intestinal sea a determinado con el análisis correspondiente, uno puede ser capaz de encontrar la causa llevando a cabo ciertos procedimientos. Para ver si el problema se debe a uno o más medicamentos, los posibles agentes dañinos debenen ser eliminados por tres semanas y el exámen de permeabilidad intestinal repetido. Si hay una mejora, entonces uno asume que los medicamentos han contribuído a la prueba anormal.

También existen pruebas de Kinesiología Holística, examenes de Bioresonancia, diagnóstico de Medicina China etc. para poder determinar si el problema es éste realmente.

Para determinar si la hipoclorhidria está contribuyendo a la permeabilidad intestinal anormal, una prueba con la cápsula Heidelberg, como se describe en otro artículo, se puede hacer. Para ver si la intoleracia a la lactosa se debe a una deficiencia de la enzima intestinal lactasa, se puede hacer un análisis de tolerancia a la lactosa. Este examen se puede realizar dándole al paciente una bebida con una cantidad x de lactosa.

Durante las siguientes horas, el respira dentro de un tubo especialmente preparado, el cual se envía al laboratorio donde se mide la cantidad de gas de hidrógeno y metano presentes en el tubo. Si la lactosa no está descompuesta por la enzima lactasa en el intestino, la lactosa está disponible para ciertos tipos de bacterias en el intestino grueso para producir los gases de hidrógeno y metano. Estos gases entran al torrente sanguíneo, circulan hacia los pulmones y se expiran por los pulmones. Si la cantidad de hidrógeno y/o metano en el aire expirado es elevada, esto indica una deficiencia de lactasa. Similarmente se puede usar una prueba para determinar la presencia de un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado o  otros tipos de deficiencias de enzimas, simplemente variando las sustancias ingeridas anteriores a la muestra de aire expirado.

El tratamiento de la deficiencia de enzimas involucraría el reemplazo de las enzimas oralmente o la prevención de sustancias que no puedan ser descompuestas por el cuerpo, tales como la eliminación de productos lácteos si se tiene una deficiencia de lactasa. Un pequeño sobre crecimiento de bacterias puede ser tratado con hierbas medicinales o con el MMS mencionado anteriormente.

Todas las enfermedades del sistema digestivo están relacionadas entre si. Es decir, es imposible que exista permeabilidad intestinal, colitis ulcerosa o estreñimiento sin existir las otras en absoluto. Lo que intento decir es que todas las enfermedades del sistema digestivo humano son el mismo desequilibrio el la capacidad digestiva, el cual da síntomas más o menos graves en diferentes partes del sistema. Siempre el problema es generado por una errónea actuación o uso del mismo. Ya sea consumiendo alimentos equivocados, como constante consumo de alimentos altos en proteínas, o en hidratos etc, o falta de masticación, lo que conlleva finalmente a la falta de un correcto proceso de “refinamiento” de esa partícula para ser llevada a destino, luego crea fermentación y toxinas. Esas toxinas, si son producidas de manera constante, primero irritan, luego inflaman, luego hieren y dañan las paredes interiores intestinales. Ello crea una vía de acceso a la sangra de partículas no “aptas” ni útiles para nutrir el sistema. Esas partículas son las que producen las reacciones alérgicas y dañan también la flora bacteriana intestinal. Cuando la flora intestinal no es la adecuada lo que crece exageradamente son los hongos, mayoritariamente la Cándida Albicans, iniciando así el  peligroso ciclo de la Candidiasis.

Artículo: “Introducción a las enfermedades del sistema digestivo humano”

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentario

  1. Jesus Alberto says

    Hola gabriel, te quiero comentar que este artículo de enfermedades del estomago me cayó como anillo al dedo, porque tube un problema gastrico en estos días, precisamente por comer carne en mal estado de cerdo – chuleta – la cual me daño mi estomago, y me trajo varios días muy mal, este día gracias a dios y a tus consejos alcalinos me he aliviado. probe tambien lo de la autocuración del metodo de silva – el cual no lo compre- sino practiqué los consejos y tenía bastante tiempo que no sufría un probema de acidez, en fin te estoy muy agradecido por tu ayuda cuyo interes es la buena salud del que quiera mejorarla.

Trackbacks